Psicólogo Infantil Sevilla
653 34 79 73
Centro Sanitario N.I.C.A. 46732

Comunicar a nuestro hijo el fallecimiento de un ser querido

Si ha fallecido un familiar, o una persona cercana a la familia, no solo nos tendremos que enfrentar a nuestro duelo si tenemos hijos, sino también lidiar para ver de que manera le podemos comunicar la noticia, y saber qué hacer ante las diferentes reacciones.

En este artículo, vamos a estudiar algunos consejos que te ayudarán a sobrellevar la situación:

¿Cómo comunicar la pérdida?

Ante todo, la verdad

Es importante decirle al niño o niña la verdad, aunque podemos hacerlo poco a poco. Darle demasiados datos sobre ese hecho tan solo le abrumará, y puede que sobrepase su capacidad de entendimiento.

Lo recomendable es que se vaya progresivamente, contestando a aquellas preguntas que nos pueda hacer. Debemos entender que esta comprensión va a su propio ritmo, y que su mente necesita tiempo para procesarlo todo.

Entorno familiar

Lo interesante sería darle la noticia en un entorno familiar, ya que debe ser lo más agradable posible para el niño. Se debe buscar un lugar en el que se sienta seguro, evitando lugares públicos, o que sean desagradables.

La mala noticia se la debería comunicar las personas más cercanas, que suelen ser los padres.

Además, el lugar en el que hablemos debe ser tranquilos, y no tiene que haber ninguna interrupción. Buscaremos el mejor momento del día para hacerlo, para que podamos tener conversaciones sin estar mirando la hora, o sin que alguien o algo nos pueda interrumpir.

Edad

La cuestión de la edad es algo complicada, ya que dependerá mucho de la madurez que el niño tenga.

Entre los 7-12 años, los niños ya empiezan a comprender la muerte y las consecuencias que esta tiene. Sin embargo, emocionalmente todavía no están preparados para poder aceptarla. 

Si el niño tiene esta edad, es un buen momento para ser los más precisos posible y contestar a todas sus preguntas. Podemos valernos de películas o dibujos que nos ayuden con ello.

A partir de los 12 años están preparados para comprender el proceso de duelo, incluso hasta para participar en las ceremonias, en el caso de que así lo deseen.

Tiempo

Aunque nos cueste, no es interesante dejar que pase mucho tiempo desde que ha pasado el triste suceso para comunicar la noticia.

 Esta debe de ser informada al niño cuando antes, para evitar cualquier tipo de confusión.

Estado de ánimo de la persona que lo comunica

No hay ninguna necesidad de que ocultes lo que te sientes, ni que te muestres fuerte delante del niño… pero tampoco puedes actuar ante él de forma exagerada. Está bien que muestres tu tristeza y dolor por la muerte que ha ocurrido, tanto a través de tus expresiones, como mediante tus palabras.

Si te muestras completamente inerte ante la situación, puede resultar muy desconcertante para el pequeño, incluso hasta es posible que intente evitarte. Si dejas salir esos sentimientos, él o ella se sentirá más libre, pudiendo liberar sus propias emociones.

Posibles reacciones a la noticia

Los niños pueden reaccionar de diferentes formas.

  • Si se queda en silencio, tendremos que buscar el apoyo no verbal para entender su reacción.
  • Puede que reaccione aislándose, evitando el contacto con el resto de personas para no saber nada del asunto.
  • Algunos reaccionan con un desbordamiento de emociones.

En cualquier caso, con independencia de su reacción, hazle saber que estarás ahí para lo que haga falta y dale todo el cariño que necesite.

¿Cuándo acudir en busca de ayuda a la consulta de un psicólogo?

Si, tras pasar un tiempo prudencial, el niño sigue aislado, si no habla, si siempre está triste, o si presenta alguna actitud depresiva o inusual, es importante consultar con un psicólogo.

Whatsapp